Prosa✏️ | Memorias a modo narrativa (1)

fuente imagen

Capítulo 1: Abrir de ojos

Por: Alcides J. Cádiz #Venezuela
separador new.png

Todavía recuerdo la primera vez que abrí los ojos, una mezcla de tranquilidad con vacío, junto con la sensación de que algo no estaba bien.

Comencé a detallar cada cosa a mi alrededor, a todo le daba un nombre, ventana, sofá, televisor, mesa, nevera, cortinas, lampara, bombillo, puerta, gavetas, venían fácilmente a mi mente, a pesar que era un lugar desconocido, sabía que era todo lo que me rodeaba, ya comenzaba a intrigarme.

Mientras seguía observando, de la ventana entraba un rayo de luz, que comenzó a cegarme la visión, allí supe que lo que hacía era mirar, era consciente de mi primera acción, y la segunda fue bloquear la luz con mi mano, y fue la primera vez que la veía, aunque ya sabia que era una mano, pero era mi mano, así que la evaluaba, conté sus dedos, detallé la forma, abría y cerraba el puño, seguí examinándola continuando con todo el brazo, era la derecha, y la izquierda automáticamente se alzó frente a mi vista, estoy completo, pensé eso, sentí como un desespero y mi mano izquierda bajo a mi pecho, y lo percibí por primera vez, esa bomba que tenemos internamente, mi corazón latía fuerte, y sentí como mis labios se estiraban, sentir mis latidos me hizo dar mi primera sonrisa.

Algo curioso comenzó a sucederme, una necesidad intuitiva, me hizo recordar que no debía estar en la cama y debería buscar un baño, nunca había visto uno, pero sabía que necesitaba llegar urgente sino me orinaría encima, se llega al baño caminando, se necesitan piernas para caminar, ¿cómo son mis piernas? inmediatamente inició la investigación, me asusté al ver que eran delgadas y pálidas, parecían como sin fuerzas, dudé de su resistencia y capacidad de trasladarme, pero se hizo mas intenso el querer orinar, y me lo vi, mi propio pene, eché mi primera carcajada, me hizo sentir relajado, ahora sí confirmé que estaba completo y no me faltaba nada, tenía todo lo que un cuerpo necesitaba.

Intenté levantarme, pero nuevamente por primera vez, una nueva sensación, sentí miedo, ¿y si no pudiera caminar? sin saber absolutamente nada, me angustiaba mi futura existencia sin poder andar, pero fue un movimiento instintivo, bajaron mis pies, el frió del suelo fue la prueba que necesitaba recibir, con fuerza me levanté, di dos pasos lentamente, di otros tres pasos suavemente, mientras mis manos se sostenían de la cama, llegando como si nada a la puerta del baño, la primera caminata, ocho pasos ligeros para mear.

Mi primer gran impacto frente a mi, reconocí el efecto de la luz, mi reflejo sobre el espejo, mi rostro, mis ojos, mi boca, mi ausente cabello, ¡mierda! ¿por qué no tengo cabello? pero la mayor pregunta es ¿por qué no me reconozco?

Continuará…


separador new.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Post